Categorias

Relatos Eróticos

Lo más buscado

Ultimas fotos

Photo
Enviada por keta

Photo
Enviada por galigul

Photo
Enviada por sementalx


LA BUENA EDUCACIÓN ( CON fotos)

Click to this video!
Lib99 Relato enviado por : Lib99 el 24/05/2017. Lecturas: 6679

etiquetas relato LA BUENA EDUCACIÓN ( CON fotos) colegialas .
Descargar en pdf Descarga el relato en pdf
Resumen
Una alumna, tan díscola como atractiva, es rigurosamente castigada por su maciza profesora a causa de una falta que… la verdad, nos da igual conocer.


Relato
Agotada, temblando con los últimos estertores, agoto mi orgasmo acariciándome el clítoris, los labios, la entrada de la vagina, el anillo del ano… Mi mano se desliza con facilidad, empapada con los abundantes jugos expulsados por mi coño, mientras dejo que la frialdad de la tapa del váter alivie el ardor que abrasa mi culo, rojo y dolorido por el castigo. La relajación que me invade mece mi alborotada mente, revisando de manera caótica toda la experiencia vivida en el aula.

*

Al acabar la clase todos se habían levantado con gran algarabía, recogiendo y parloteando mientras se dirigían a la salida. Yo permanecí sentada, guardando con parsimonia carpeta, libro y bolígrafos, indiferente al barullo, mirándola de reojo. Ella, la profesora, no pareció percatarse de mi actitud hasta que todos hubieron salido. Entonces levantó la vista de sus papeles y se dirigió hacia mí.
–Ah, sí, Julia. Tú y yo tenemos que aclarar un asunto, ¿verdad?
Admiré cómo contorneaba su imponente cuerpo al andar, cómo sus poderosos muslos se movían dentro de la ajustada falda produciendo ese característico sonido de la piel rozando contra la tela y cómo sus enormes tetas se bamboleaban ligeramente, apenas contenidas por el sostén, amenazando con hacer saltar los botones de aquella blusa que parecía a punto de rasgarse por la presión de la soberbia delantera.
Cuando se detuvo ante mí y se inclinó sobre el pupitre –¡Dios, el valle de su canalillo parecía ascender hasta la garganta! –, aproximó su rostro, hermoso aunque sus líneas angulosas le proporcionaban cierta severidad, para mirarme por encima de sus gafas. El aura de morbosa sensualidad que emanaba me envolvió de manera casi física, logrando que empapara mis braguitas.
–¿Vas a admitir que fuiste tú la responsable?
–Yo no fui, señorita Diana.
Su mirada se endureció e hizo un gesto con la mano que yo ya conocía.
–¡A la mesa!
Me levanté simulando contrariedad, caminando de la manera más provocativa y desafiante de lo que fui capaz, sabiendo que eso aún le alteraría más, consciente de cuál era mi aspecto aquella mañana. El ajustado top de tirantes marcaba sin rubor mis pechos, pequeños y puntiagudos, revelando unos pezones erguidos por la excitación, al tiempo que dejaba mi ombligo al aire. La escueta minifalda se ajustaba en mis caderas a la altura de la braga, de modo que cualquier pequeña inclinación dejaba a la vista más de lo debido, por arriba o por abajo. Las botas altas, la coleta infantil y el estudiado maquillaje completaban la imagen de colegiala putilla.
Me coloqué junto a su mesa. Ella apartó los papeles que había junto a un extremo y me ordenó que me reclinara. De pie, tumbé mi cuerpo, aplastando las tetas contra la tabla. Mi culo quedó entonces en pompa, e imaginé que la postura había elevado la minifalda permitiendo ver el inicio de las nalgas, apenas cubiertas por mi pequeña braguita. Me excité aún más imaginando el efecto que la escena provocaría en la profesora.
–Me disgusta hacer esto, pero me obligas con tu injustificable actitud.
El primer golpe me pilló por sorpresa. La pala de madera chasqueó al pegar contra mi glúteo. Di un respingo y se me escapó un gritito.
–Depende de ti. Pararemos cuando tú quieras. Sólo tienes que confesar.
Como única respuesta pegué la cara contra la mesa, elevé el trasero y me preparé para recibir los siguientes azotes.
–Como quieras.
Uno detrás de otro los golpes certificaron la maestría de la profesora en su práctica, aumentando progresivamente la fuerza con cada sacudida, y con ella el dolor. La tela de la falda servía de escaso y parcial amortiguador, pero ella no estuvo dispuesta a permitirme siquiera esa defensa. Detuvo su castigo y, despacio, con deleite, terminó de elevar la minifalda. Puede sentir su mirada deslizándose por la enrojecida piel de mis nalgas, para juguetear con la mínima braguita que introduciéndose en la raja marcaba sin pudor los empapados labios de mi coño.
–Tú lo has querido –me advirtió–. Si deseas jugar duro, adelante. Te aseguro que te doblegarás antes de que yo me canse.
La paleta sacudió contra mi piel desnuda con una fuerza sorprendente. Golpes secos, precisos, experimentados. Las punzadas sobre mi dolorido trasero se volvían casi insoportables, y debía morderme el labio para no suplicar que parara; pero al mismo tiempo cada mordisco de dolor alteraba mi libido, haciéndome anhelar cada siguiente caricia de mi mentora.
–He de admitir que tienes aguante –el jadeo de su voz podía achacarse tanto al esfuerzo físico como a su, también, evidente excitación–. Vas a lograr que te deje el culo en carne viva. Y sería una pena hacerle eso a algo tan bonito.
Detuvo los golpes y su mano acarició la piel que había castigado.
–Conozco a las de tu clase. Sabes que eres hermosa y te gusta exhibirte, ¿verdad? Te vistes así para provocar a los hombres; disfrutas atrayendo sus miradas, escuchando sus procacidades, imaginándolos masturbarse mientras piensan en ti, con las manos masajeando sin piedad sus congestionadas y enrojecidas pollas hasta hacerlas reventar con chorros de esperma. No eres la primera golfilla a la que me enfrento, y sé bien como doblegaros.
Mientras hablaba se movió a mi alrededor, se situó junto a mi cabeza y prácticamente pegó contra mi cara su pubis, embutido en aquella falda cuyas costuras parecían a punto de reventar por la presión de unas caderas incontenibles.
Se inclinó sobre mí y sentí como sus gloriosas tetas se apretaban contra mi espalda; sus manos se posaron en mi culo y, despacio, me bajaron la braga hasta medio muslo, dejando que las yemas de sus dedos rozaran sin aparente intención la raja, el perineo y, ligeramente, mis labios vaginales. A continuación volvió a colocarse frente a mi trasero, ahora con la completa imagen de mi coño abierto y palpitante entre los muslos. Yo moví de manera casi imperceptible las caderas, logrando así combinar el leve rozamiento de mi vulva contra el borde de la mesa con las caricias de mis propios muslos, reprimiendo el casi incontenible deseo de masturbarme con la mano.
La paleta retomó su castigo, golpeándome ahora con toda la fuerza de que era capaz mi maestra, atizando contra las nalgas, pero también contra los muslos, primero por su parte exterior para avanzar con decidida precisión hacia el interior, llegándome a rozar el coño con el borde de la madera. El pánico que sentí ante la idea de que dirigiera contra mi sexo su furia no disipó –más bien al contrario– la ebullición que rugía en el interior de mi vagina.
Finalmente no pude contener un gemido, lo que detuvo su mano. Ello me procuró un momentáneo alivio –¡el trasero me ardía! –, pero también cierto desencanto.
–Es absurdo que sufras de esta manera, Julia. La confesión te hará bien; detendré el castigo y será un primer paso en la rectificación de tu censurable actitud.
Posó su mano en mi cabeza y acarició paternalmente mi cabello, mientras yo intentaba ocultar las lágrimas que sus golpes me habían arrancado. Sentí como mis jugos vaginales empapaban el interior de mis muslos. Mi excitación era enorme, como un fuego abrasándome desde la entrepierna hasta el bajo vientre. Ahora no podía parar. Volví a negar con la cabeza.
–Está bien –dijo con un suspiro, más de satisfacción que de decepción–. Si así lo quieres... ¡Yérguete!
Obedecí, poniéndome de pie. La falda continuó arremangada en mi cintura, y las braguitas enrolladas alrededor de los muslos. Ella se colocó junto a la mesa, elevó su falda dejando al descubierto sus deslumbrantes muslos y se sentó en el borde.
–¡Vamos! Sobre mis rodillas.
Al tumbarme sobre las piernas el contacto con su piel me erizó la espalda, y cuando su mano palmeó con fuerza mi glúteo, sensible y dolorido, agradecí el contacto caliente de su palma en vez de la fría madera de la paleta. Sus azotes me llevaron al borde del orgasmo, pero no logré alcanzarlo –anhelaba que sus manos, su boca, su lengua exploraran mi coño hasta hacerlo estallar–, y como mi capacidad de resistencia se hallaba ya al límite, tras una veintena de azotes me rendí.
–¡Está bien! –Supliqué– ¡Basta! Fui yo.
El castigo paró. La mano quedó inmóvil sobre mi culo, permaneciendo su dueña callada unos instantes ¿satisfecha o desilusionada por mi confesión?
–De acuerdo –dijo al fin con voz cálida–. ¿Lo ves? ¿A que ahora te sientes mejor? Debemos asumir la responsabilidad de nuestros actos.
–Sí, señorita–le respondí sumisa entre lágrimas-.
–Me alegro de que entiendas esta lección.
Mientras hablaba su mano se deslizaba levemente por mis nalgas, acariciando con suavidad la castigada piel. El movimiento aproximó cada vez más sus dedos a mi coño, hasta que las yemas rozaron mis suplicantes labios. Me sentí a punto de estallar.
–De acuerdo –apartó repentinamente su mano–, puedes marcharte. Pero mañana te pasarás por mi despacho después de la clase. Deberás cumplir un castigo por la falta que has confesado.
–Sí, señorita.
Me levanté, subí mis bragas, recoloqué la falda y recogí mis cosas. Cuando salía por la puerta ella estaba absorta de nuevo en sus papeles, ordenándolos y guardándolos en el maletín, aparentemente indiferente a lo que había ocurrido.

*

Corro por el pasillo y entro en el baño, me encierro en una de las cabinas, bajo mis bragas y me siento sobre la baza. El frío de la tapa azuza de golpe el ardor que emana de mi castigado culo, pero poco a poco lo alivia. Meto mi mano entre las piernas. El coño bulle empapado, ardiendo aún más que mi trasero. Me masturbo compulsivamente, estimulando con fuerza el clítoris, duro y erguido, con todas sus terminaciones nerviosas palpitando como las luces de un enloquecido árbol de Navidad.
Si no llego a estar sentada las convulsiones del orgasmo me habrían tirado al suelo. Es como si una marea de lava hirviente emergiera de lo más recóndito de mis entrañas y me las arrancara de cuajo. Permanezco largo rato con las piernas abiertas, acariciándome, relajada y calma, preguntándome si ella también se estará masturbando, si se pajeará pensando en mí, pellizcándose los duros pezones de sus inmensas tetas. ¡Dios! ¡Qué ganas tengo de vérselas! ¡De poder agarrárselas y estrujarlas!
Cuando recupero las fuerzas abro la puerta y me arreglo delante del espejo. Después salgo al pasillo, vacío y silencioso, preguntándome qué castigo me tendrá reservado para mañana.


Otros relatos eroticos colegialas

Esto comenzó desde hace 3 años. Yo salgo con una chica que se llama Susan. Ella es bastante bonita (lo digo yo, y lo dicen todos), y valió la pena todo el esfuerzo que hice para conquistarla. Siempre había tenido cierta debilidad por las chicas de colegio privado, por el uniforme, me vuelve loco verlas con pollerita, camisa y corbata. Y cuando comencé a noviar con Susan, ella ya estaba ya en el último año de la secundaria. Ella es rubia, de ojos verdes y alta, un metro setenta. Lo mejor de Susan, y es lo que me enamoro, es la cara de gatita viciosa, con unos labios que ya han hecho un buen labor con su novio. Además, tiene unos pechos que entran perfectamente en mis manos, una cinturita finita y piernas bien torneadas, largas. Y su atributo más deseado por mí, su cola redondita, la cual que todavía no pude hacer que me la entregue, se niega rotundamente al sexo anal.Pasado un año ya de salir con ella, y tener sexo en todas sus variantes menos el sexo anal ya mencionado, Susan salió del colegio y ya no tuve más a mi colegiala en uniforme. Igual, ella se coloca a veces su uniforme que ya le queda chico cuando estamos solos para darme el gusto... un jueguito de novios. Pero después de un año de noviar, comencé a ir a su casa cada vez más seguido, sobretodo estos últimos meses. Sus padres me tienen ya confianza y saben que lo mío con su hija es una relación seria, Pero en estas visitas, cuando cumplía mi rol de novio visitando a su novia, había veces que Susan no estaba, y me quedaba en su casa esperándola. A veces estaba la hermana mayor de Susan, Otilia, una nena de 19 años que está muy buena... o más que buena Es algo hermosa, tiene un cuerpo infernal, con dos tetasas que son enormes)dos sandias
Relato erótico enviado por dj liriko el 21 de April de 2011 a las 01:04:22 - Relato porno leído 291516 veces
De como perdí la virginididad, borracha, a los 14 años con mi padrastro cuando mi madre estaba de viaje
Relato erótico enviado por nathalia el 01 de April de 2005 a las 09:29:44 - Relato porno leído 273479 veces
El padre de mi amiga Adriana abrió mi chochito con su polla.
Relato erótico enviado por jovencitacaliente el 02 de June de 2013 a las 00:10:02 - Relato porno leído 172245 veces

niñas de la selva

Categoria: colegialas
soy profesor de educacion primaria en peru, esto que les cuento es real y me paso en iquitos, donde viaje por motivos de trabajo, y conoci lindas y hermosas niñas
Relato erótico enviado por juliovega el 09 de June de 2008 a las 18:22:27 - Relato porno leído 151439 veces
Mi más hermosa y caliente sorpresa fue cuando al entrar al salón el me recibió con una hermosa rosa roja en su mano, yo la olí, su olor lindo aumento mis ganas sexuales hacia él, luego con su tierna voz me dijo que si en verdad lo deseaba entregarle mi virginidad a él y no a mi novio pues sabía de él, yo le conteste con una voz sexy y tierna totalmente convencida ¡Si profe deseo que usted me desflore!, ¡Deseo que me haga gozar como a una puta que es lo que soy, soy su puta! Dicho esto tomo mi falda colegial subiéndola hasta mi cintura, luego me sentó en su escritorio con mis piernas totalmente abiertas, poco a poco retiro mi calzón iniciando a comerme el coño ¡umm, umm! Inicie a gemir como loca.
Relato erótico enviado por Colegiala romántica el 04 de December de 2009 a las 23:15:15 - Relato porno leído 147091 veces

Publica en tu muro de Facebook si te ha gustado el relato 'LA BUENA EDUCACIÓN ( CON fotos)'
Si te ha gustado LA BUENA EDUCACIÓN ( CON fotos) vótalo y deja tus comentarios ya que esto anima a los escritores a seguir publicando sus obras.

Por eso dedica 30 segundos a valorar LA BUENA EDUCACIÓN ( CON fotos). Lib99 te lo agradecerá.


Comentarios enviados para este relato
Este relato no tiene comentarios

Registrate y se el primero en realizar un comentario sobre el relato LA BUENA EDUCACIÓN ( CON fotos).
Vota el relato el relato "LA BUENA EDUCACIÓN ( CON fotos)" o agrégalo a tus favoritos
Votos del Relato

Puntuación Promedio: 0
votos: 0

No puedes votar porque no estás registrado

Online porn video at mobile phone


De recital con mi hermanita ah ah hah ah relatos pornorelatos eroticos no puedo ser infielRelatos me cojieron bien rico todo el equipo de basquetbol gayrelatos hot el chofer y mi marido me hicieron felizrelatoanal hijo madre grita de dolorRelato porno anal ke ablen entre eyos tiarelatos de emisora xxxrelatos erotico mi esposa me pide cojer con negros vergon trio www nvideos.comrelatos eroticos demi esposo es un borracho y coji con otrome violaron me gustorelato erótico la apoderado de curso mi hijaRelatos en el teibolrelatos eróticos nietas abielos toman semenrelatos porno de mi amigita del cole quiere tomarse mi semen .relatos pornos d inquilinasRelatos porno el nenito y maduro vicioso gaycornudo miron como ser xxx relatosrrelatos de sexo desvirginando amis hermanitasMe coji a mi tia por aberse emborrachadoRelato mama en mini chorts mezclillaRelatos me cojio bien sabroso el papasito bello de mi hermano en la casa gayrelato erotico el pitote de morelatos pornos me embarazo mi vecinorelatos eroticos de sexyaracelyrelatos eroticos la conserje gordibuenarelatos xxx mayra la mujer de mi primole quite la virginidad inocente sexo con maduros relatos eroticoscache:scuaQqdcrW8J:eqdo.ru/relatos-de/iniciando-a-mi-hija-parte-2 chantajean a mi esposa por andar de bares relato pornole pedi a mi esposa borracha que se dejara coger entre variosrelato erotico en un manicomiorelato erticos a corta edarelatos el dia q me sacaron la cacarelato erotico de vajinas estrechas con pollas muy gruesasrelatos porno quiere puras grandes y gruesasRelato erótico. infiel a mi esposo con tu viejo.más despacio duelewww.le confieso a mi esposo que me encularon relato eroticorelatos cogiendo con mi madre monicaxxxrelatos despechadasrelatos eroticos lycra manoseorelatos realice un trio con mi marido y me gusto el pene del otroporno relatps no consentido paga deudas de esposorelato soy la puta sumisa de don ramonrelatos eroticos abro las piernas para que mi compadre me vea mi vajina peludaque rico melometio mi primoeliterelatos   relatos de maduras: le pedi a mi esposi me cumpla una fantasia; un trio con dos negrosrelatos eroticos empinada en el cofregerarda puta.comdivorcio por infiel relatos xxxRelato sexo selva peruanahistoria de sexo en caracas excitanteburro con mujeres.relatosrelatos porno huy mi marido no la tiene asi de ricacuento mi historia cuando el hijo de padrasto me espioesposo lleva amigo a casa relato eróticorelátos porno free sobre castigos y empalamientos brutalesculo a pijazos elirelatosle pedi a mi esposa que se emborrachan para cogerla entre variosmadres con sus hijos eliterelatosmadres gorda entregadora tetonarelato cholitas bolivianaswww.relatos eroticosesposas y su primer ifidelidadrelatos eroticos mi inocente vecina chatajeada peruanosrelatos de mujeres cojiendo con los hijos de sus Cu 0Å 9ados o cu 0Å 9adasrelatos eroticos me encanta tragar semenrelatos eroticos tremendorelato erotico A mi padrastro le encanta llenarme la concha de lechemi perro se encargo de desvirgarme relato eroticome desvirgo en una iglesia relatoRelatos esposa le dise q bea como le desvirgan el culoGugando con mi tia mela coji en tangas la deje enbrasada relato eroticomi papá quiere embarazame relatós eroticosrelatos eroticos mecojieron barios amigos demi esposowww.conme coji a la quinceañera reto de incestorelatos eroticos le llenan el biscocho de leche a mi esposarelato porno, la coca.me pone cachonda