Categorias

Relatos Eróticos

Lo más buscado

Ultimas fotos

Photo
Enviada por Dulces.placeres

Photo
Enviada por salomonnassar

Photo
Enviada por salomonnassar


Fui su presa en la cacería I. Descubrimiento (Noelia)

Click to this video!
Relato enviado por : Anonymous el 15/04/2010. Lecturas: 6460

etiquetas relato Fui su presa en la cacería I. Descubrimiento (Noelia) Transexual .
Descargar en pdf Descarga el relato en pdf
Resumen
No empecé como todas robando ropita de mamá ni de mis hermanas… aunque tenía indicios de mis inclinaciones femeninas, todavía a los 18 años no eran tan claras. Sólo sabía que un hombre en especial, Roberto, el mejor amigo de mi padre, me llamaba la atención, me inquietaba con su presencia, estaba como vendida por su olor mezcla de un perfume muy varonil y algo muy suyo que no podría describir. Lo que más impresionaba era su voz y su mirada de profundos ojos azules que parecía traspasarme la piel. Mi madre, guapísima, se ponía torpe y muy nerviosa con su presencia y mi padre lo admiraba por su seguridad y éxito, creo. Esos detalles de mis padres ya casi no importan.


Relato
No empecé como todas a los 11 años robando ropita de mamá ni de mis hermanas… aunque tenía indicios de mis inclinaciones femeninas, todavía a los 18 años no eran tan claras. Sólo sabía que un hombre en especial, Roberto, el mejor amigo de mi padre, me llamaba la atención, me inquietaba con su presencia, estaba como vendida por su olor mezcla de un perfume muy varonil y algo muy suyo que no podría describir. Lo que más impresionaba era su voz y su mirada de profundos ojos azules que parecía traspasarme la piel. Mi madre, guapísima, se ponía torpe y muy nerviosa con su presencia y mi padre lo admiraba por su seguridad y éxito, creo. Esos detalles de mis padres ya casi no importan.
Mi padre y el elegante Don Roberto compartían la afición por la caza. Y yo, era el único de sus hijos que podría interesarse por esa afición, lo cual no resultó cierto, aunque ver a Roberto con atuendos de cazador y el arma en su mano no me dejaba indiferente. No podía evitar revolotear entre ellos o compartir sus desayunos o sus tardes de charlas sobre armas, jabalíes, vinos y gastronomía, en mi casa.
Gracias a ese empeño de mi padre por hacerme de la partida de caza, lo que sucedió fue fácil. Ellos tenían previsto un fin de semana en plena temporada y mi padre insistía que ya era hora de que yo fuera con ellos. Por supuesto, aunque no me interesaba la cacería, no se por qué era una idea que me entusiasmaba. Pero llegado el momento mi padre tuvo que abandonar el programa por un asunto urgente de negocios. De esa manera quedé yo enganchada a la cacería con Roberto, quien se encargaría de mi formación.
Hablo de un hombre, entonces de unos 45 años, de mucha confianza de mi casa, a quien ya describí innegablemente atractivo. Me sumé al plan de cacería y de camino a la Sierra, me enteré que sólo íbamos él y yo; que, como mi padre, dos cazadores más habían desertado. Me sentí extraña. ¿Que iba a pasar cuando se convenciera de que no era yo una buena pareja para una cacería de monte?
Durante las dos horas de viaje no podía dejar de sentir la fuerza de esa masculinidad a mi lado y su trato me hacia sentir demasiado bien. Al menos la excursión sería agradable.
En medio de un bosque, cerca de una corriente de agua y en un valle totalmente aislado, estaba su casita pequeña de cazador, con una sola habitación y un salón de estar con una enorme chimenea, trofeos y una atmósfera de virilidad apabullante. Ayudé a encender el fuego y eso me obligó a estar más cerca de él de lo que había estado nunca. Caía la tarde y la claridad era tenue. Al cabo de un rato a la luz de la leña ardiendo, puso unas hogazas de pan, chacinas y una botella de vino tinto. Mi incertidumbre por lo que me estaba pasando crecía. Yo, un chico todavía adolescente, inseguro, compartiría esa soledad de la montaña y ese lugar fascinante, con ese hombre que siempre me inquietó sin saber por qué. Tampoco se como fue que al beber un vaso de vino y con el fuego de la leña sentí calor y sin pedir permiso me quité parte de la ropa de cazador que me dieron en casa, abrí mi camisa y fue como si abriera una caja de sorpresas. Roberto me cogió de la mano y me habló de la piel de mi pecho ahora desnudo y lampiño, sugirió que intuía lo que sentía por él y que me sintiera cómodo y tranquilo junto a la chimenea. Hasta ese momento, no lo he dicho, yo era Félix y estaba a punto de ser Noelia. El vino, el viaje y el crepitar de la leña me dieron sueño y él insistió que usara el dormitorio único, que él siempre dormía en un petate junto al fuego en el salón de los trofeos. Accedí y quedé totalmente dormida. Sería la última noche que me dormiría como Félix. A media noche me despertó un fuerte viento fuera que golpeaba las ventanas y sentí que no estaba solo en la cama, que la respiración de Roberto me estremecía dándome en la nuca y una de sus enormes manos fuertes estaba entre mis muslos desnudos. Al moverme me susurró algo que aunque no entendí me erizó la piel. No sabía que pasaba pero sentía una sensación extraña. El, desnudo, me agarró una mano y la llevó hasta su miembro y me pidió que se lo acariciara. Era enorme para mi pequeño a su lado. Su mano retenía la mía en su pene y yo me sentí como si fuera natural que se la acariciara, que aquello formaba parte de ese extraño atractivo que llevaba años sintiendo.
Había treinta años de diferencia entre los dos y una autoridad o poder sobre mi que me impedía siquiera resistirme. Una palabra me conmocionó hasta lo más profundo. Me llamo “niña”. Me beso en los labios y yo ya sabía que era lo que pasaba. Bastante había visto ya escenas de esas. Yo era la niña en brazos de un hombree que. a medida que le acariciaba su enorme miembro cada vez más duro, se iba poniendo más cariñoso con sus manos, se pegaba más a mi cuerpo, que ahora estaba frente a él acurrucado y como extasiado por las sensaciones, por ese olor tan conocido y ese magnetismo irresistible. Repitió tanto lo de que “bien lo haces mi niña” que empecé a asumirme así, niña. Me beso los pezoncitos hasta erizarme la piel y ponerlos durísimos. Me desnudó y sin dejar de besarme los hombritos y la espalda bajó hasta mi rajita y con su lengua húmeda me lamió el hoyito hasta que casi me hizo llorar de un placer nuevo e increíble. Manejaba mi cuerpo con facilidad, suave pero enérgico. Así me puso boca abajo en la cama y con susurros cariñosos y respiración entrecortada acomodó la cabeza de su pene entre mis nalguitas. Temblé con miedo y ansiedad. Era una sensación nueva, extraña y carnal, esa suavidad cálida de un glande grueso de punta redondeada y muy marcado respecto del resto del tronco, separándome las nalgas Yo ya sabía lo que iba a pasar y estaba deseando que pasara. Me iba a penetrar. Y lo hizo, ya sin tanta suavidad, estaba terriblemente excitado que me penetró sin contemplaciones. Estaba algo lubricada con su lengua, lo suficiente para que mi anito virgen se abriera para recibirlo pero me dolió. Gemí o chillé. No se. Fue peor porque eso pareció excitarle aun más. La sacó bruscamente, de una vez, dejándome un notable vacío que volvió a llenar con más fuerza, con todo el peso de su cuerpo sobre el mío, cosa que nunca hubiera imaginado que me haría sentir tan bien. Me cabalgó con un ritmo frenético al tiempo que me manoseaba los pezones, me metía sus muslos musculosos entre mis piernitas y seguía diciéndome que nunca se había tirado a una nena tan rica, que era yo un dulce, que me haría sentir en la gloria. Y de verdad yo me estaba sintiendo así. El dolor iba pasando y me ganaba el gusto de ser tomada por Don Roberto, de sentirme pequeñita, frágil y dócil bajo ese cuerpo enloquecido abriéndome el culito con un trozo de carne dura y enorme, rompiéndomelo, partiéndome en dos y jadeando en mis oídos. Me oí pidiéndole que siguiera, que no parara a lo que el respondía con más dureza y rapidez. Sentí que algo iba a pasar, que su pene, que me rompía así mi hoyito, se ponía aun más tenso. El ya sólo jadeaba o bramaba y yo gemía sintiéndome a punto de estallar cuando los dos nos derramamos a la vez. Yo sintiendo su semen llenándome las entrañas y aturdida por los gruñidos del hombre eyaculando y mis chillidos de hembra desbocada por primera vez. Luego una sensación de placidez que nunca había sentido al acabar cuando me masturbába y al mismo tiempo deseando aferrarme a ese hombre y besar su boca, tocarlo, y lamer sus últimas gotas. Me dormí acurrucada en sus brazos pero poco tiempo.
El viento afuera era muy fuerte, la llama de la leña se extinguía. El se levanto desnudo a reavivarla y yo lo esperé con un deseo o capricho que luego se volvió vicio. Mi lamida al final por sus gotitas me había gustado. Quería tener ese rabo en mi boca, saborearlo. Era un instinto muy fuerte que se había despertado en mí. Como tardaba, le dije que tenía frío, que a “su nena” le hacía falta el calor de su cuerpo. Volvió con una vela encendida diciendo que quería ver la carita dulce de la niña que había desvirgado.
Cuando estuvo de pie junto a la cama fui gateando hasta tener su rabo relajado al alcance de mi boca, lo agarré y lamí con suavidad y mucha saliva, empezando por la cabeza enorme, brillante, rosada, y me la fui tragando, absorbiendo, poco a poco con cuidado de no hacerle daño ni ahogarme. Sus suspiros me decían que iba bien. Que por ser mi primera vez estaba bien. Y me puse muy excitada cuando respondió con su erección y sus palabras de macho dominante y a la vez tierno. Me decía: “Sigue mi niña, así, sigue, te haré hembra, puta y zorra que es lo que eres”. Esa frase, repetida, me erizaba la piel, me estremecía, me volvía loquísima.
Reconozco que no sabía muy bien que me sucedía pero en segundos me fui dando cuenta de que me sentía totalmente encantada con ello. Jugué con mi lengüita inexperta pero instintiva dentro de mi boquita. Tenía entre mis labios tiernos un ejemplar de miembro masculino que ahora, con unos pocos años y algunos hombres más, sé que era una belleza única. Y esa belleza me había desvirgado. Esa maravilla me había confirmado nena.
Seguí chupando aquello como a una golosina y con mi desenfrenada mamada estalló en mi boca muy chiquita para tanta carme y tanto semen, bebí lo que pude y se me escurrió mucho, desbordándome, mientras me estremecía en terribles temblores de placer incontrolable. Estaba teniendo yo, ahora lo sé, mi primer orgasmo de hembra.
Era ya la hora de su salida. Me dejó dormida y se fue solo a cazar. Yo ya no era el único hijo varón de su amigo a quien había que enseñarle el arte de la cacería de monte. Era una hembrita joven, de cuerpito complaciente, frágil, piel suave y una muy especial sensualidad femenina descubierta por él.
Más que compañero de caza, yo era la presa cazada y el un depredador. En ese momento me di cuenta que el sabía hacia tiempo que yo era carne fresca y un animalito atrapable. Lo sabía más que yo. Y yo feliz de haber sido cazada.
Al despertar me encontré con una sorpresa. Curioseando encontré que en su armario había ropita de chica. Ropa joven, de muy buena calidad, en parte sensual y rebozando de erotismo. Fue en ese momento que decidí esperarlo vestidita de nena lo mas atractiva posible, llamarme Noelia y vivir aquella aventura con intensidad mientras durase. No olvidaré su asombro y su reacción cuando me vio vestida así, ni lo que yo sentí al ver su bulto. Me supe deseada como mujercita por nada menos que aquel hombre maduro, fornido e irresistible que llevaba años inquietándome; aquel hombre que en ese momento volvía del bosque, con una escopeta y tres animalitos colgando de su mano, con la camisa abierta y sudando. Pero eso será el siguiente capítulo. Si quieren comentarme lo que sea estoy en [email protected]


Otros relatos eroticos Transexual

mi esposo resulto bisexual

Categoria: Transexual
una noche vezti ami esposo de mujer. se miraba precioso...bueno preciosa. lleve a mi jefe y el se lo cogio ante mis ojos.
Relato erótico enviado por Anonymous el 02 de September de 2005 a las 10:07:16 - Relato porno leído 115701 veces
MI ESPOSA Y YO PERDIMOS LAS PANTALETAS……………..


Relato erótico enviado por GERARDAPUTA el 03 de October de 2011 a las 00:00:07 - Relato porno leído 110591 veces

Yadira y yo que me llamo Luis, llevamos varios años de casados, pero no nos consideramos una pareja común y corriente, ya que desde que éramos novios nos dimos cuenta que tanto ella como yo somos personas de mente abierta, ella no se considera dueña de mi cuerpo, ni yo tampoco me considero dueño del suyo, por lo que si nos place en algún momento llegar a tener relaciones con otra persona, las disfrutamos abiertamente, sin que por ello el amor que nos sentimos mutuamente se vea lesionado o disminuido. En ocasiones tanto ella como yo también le damos rienda suelta a nuestras fantasías, con la completa colaboración tanto mía como de parte de ella.
Relato erótico enviado por narrador el 13 de March de 2011 a las 21:45:11 - Relato porno leído 74903 veces
es rico usar hilos mas si te ven y te tocan mas si te miran y luego no te quieren dejar de coger lee mi relado
Relato erótico enviado por Anonymous el 02 de June de 2012 a las 22:38:28 - Relato porno leído 70103 veces
Salimos para que me enseñe a andar a caballo. Ël iba sentado detrás mío. De pronto empecé a sentir que su miembro se ponía duro y rozaba las nalgas.
Relato erótico enviado por maria monica el 24 de April de 2012 a las 01:03:47 - Relato porno leído 65016 veces

Publica en tu muro de Facebook si te ha gustado el relato 'Fui su presa en la cacería I. Descubrimiento (Noelia)'
Si te ha gustado Fui su presa en la cacería I. Descubrimiento (Noelia) vótalo y deja tus comentarios ya que esto anima a los escritores a seguir publicando sus obras.

Por eso dedica 30 segundos a valorar Fui su presa en la cacería I. Descubrimiento (Noelia). te lo agradecerá.


Comentarios enviados para este relato
amable (7 de July de 2011 a las 00:44) dice: muy exitante se me paro la verga [email protected]

hector gonzalez (28 de September de 2011 a las 19:43) dice: Me gusto como fue tu inicio un beso


Registrate y se el primero en realizar un comentario sobre el relato Fui su presa en la cacería I. Descubrimiento (Noelia).
Vota el relato el relato "Fui su presa en la cacería I. Descubrimiento (Noelia)" o agrégalo a tus favoritos
Votos del Relato

Puntuación Promedio: 4
votos: 1

No puedes votar porque no estás registrado

Online porn video at mobile phone


mi esposo me convirtió en la puta de su amigo Oscarincesto con cu 0Å 9ado gayacarisiando su exfinger pornosado relatos de cornudosrelatos eroticos dborachosrelatos no consentidos me matan las colegialasRelatos Meteme la verga yerno cogeme soy tu puta hijasoy una pendeja y quiero un viejo que me aga putarelatos eroticos, prima en el quinchoRelatos calientes de mi vecino vergon me hace eyacularRelatos gay desvirgacion con mi papirelatos eroticos gordita y caballosrelatos enfieste a la puta mi madre le caigo Mal a mi cuñada pero la cogí relatos eróticosmi primer ansl lesbico reletofollando con nativos relatosrelatos ana karina(caperucita roja)relatos eroticos sexo me escupio toda la carami hija de 8 relatosboyaca relatos eroticosrelatos eróticos me metía mano mui sigilosamente y me calentaba como nuncarelatos de fallando y embarazabdo a colegialas eróticosrelatos eroticos demi hermana y yomas turbarse con la ropa intetior de mi cu0Š9adarelatos d jovenes desvirgados por la porterarelatos d jovenes desvirgados por la porteralesbiana masajista de bombachita muchopor.noRelato lesbi oral en la haciendael semental de confianza partr 4relatos eroticos rompiendo y embrazando a mi prima borracha con fotosrelato de la rompe un negro  calzon.com  Relatos eroticos a mi me encanta la pinga por el culo me pone bien arrecha quiero masRelatos cogida por mi sobrino y una botella en el ortotodorelatos con trios con compadrerelato madre e hijas con sementaldame el pollon en mi culorelato casadaIncesto relatos papi enculamerelatos gay en transmilenio bogotaCLAUDIA ESCALANTE MASSrelatos hot mi corta falda conpapasexorelato mhmrelatos eroticos gay lapiz labialrelatoerótico le fui infiel a mi esposo con el sacerdoteerotico porno el cobrador se cobra con mi esposarelatos eroticos a mi mujer le andan dando vergale dije a mi marido como culiamos con mi amanteRelatos me la toco mi concuñadawww.video porno relatos besinita enbarazerelatos eróticos madre se coje a su amigo de su hijo y el hijo los vio y le dice que le va abisar al padre xxxrelatos los pechos de mi sobrinaReltos porno cn gemidosporque mi novio cuando esta so0Š9ando con viejas se le para el chimbofotorelatos xxx un juego en la fiesta k no espere de mi esposo aseptaraRelatosexooralagarre la panochita de mi hija de 12 relatos pornoRelatos porno argentinos mucamas lesbianasrelatos gay en transmilenio bogotarelatos en bikiny de 13mi primo masturb¨¢ndose relatosrelatos ablados cuando se ba su marido le pide que se la cojaReltos porno cn gemidosrelatos con fotos de madres que le mamann la berga asus hijos sementalesHistorias calientes de Deborah nalgotasRelato porno fami perverrelatos de suegras dominantesrelatos que pitote tienerelatos eroticos mi madre y tatorelatos xxx mi hijastra sexsomnioculitos ricos del beniRelatos porno gey mis primosbuscador de relatos eroticos de hijitas en lacama con el papadale duro a mama relato toprelato erótico "profesora de" "chantaje" tetas pollarelatos porno ahh si sigue no pares sigue ahhrelato follando con mi padrastro lo hice entender